Columnista Por favor, dejen sobre preguntarme En Caso De Que cada pareja con la que salgo es ‘ese adulto especial’

Soy una chica soltera y en hasta una fraccion sobre mi treintena, que reside en las Angeles asi­ como dispone de citas casuales (es aseverar, no lo tanteo con demasiado tenacidad, pero estoy abierta a descubrir hombres), desplazandolo hacia el pelo siento gran opresion de diferentes seres en mi vida -asi como sobre la colectividad en general- por hallar al “hombre especial”.

Todos conocemos que quiere afirmar eso mi alma gemela, mi una diferente mitad, mi superior amigo, mi complice, la sujeto que me susurre al audicion “tu me completas” exacto primero de elaborar el apego. Mis colegas esperan que cada nueva citacion sea mi “ultima primera cita”, que encuentre a alguien que me lleve a cabo “abandonar Con El Fin De todo el tiempo esas aplicaciones para descubrir gente”. Lo entiendo, ellos quieren verme acertado asi­ como con una vida completa, enriquecedora, y nuestra cultura instila constantemente en todo el mundo nosotros que, con el fin de que una chica sea dichoso y viva la preferiblemente vida, dispone de que tener pareja y establecerse.

Sin embargo, aqui esta la cuestion yo ya soy oportuno y no ha transpirado vivo una vida completa y no ha transpirado enriquecedora, igual que soltera. ?Es inmejorable? No. Pero cuando examino las vidas sobre mis colegas que se encuentran casados o tienen hijos, tampoco veo culminacion alla. Incluso en los mi?s grandes matrimonios y no ha transpirado relaciones veo el estres, el resentimiento, el sacrificio personal, las expectativas nunca cumplidas y no ha transpirado las reubicaciones forzadas a las suburbios indeseables, con casas asequibles asi­ como buenas escuelas.

Eso no quiere declarar que produce que mis amistades tomaron la eleccion erronea al casarse, o tener hijos, o mudarse a Encino; kenyancupid es solo afirmar que no seri­a la conveniente eleccion de todos y que no debe ser considerada igual que lo extremo y no ha transpirado lo mas significativo de la vida.

Tengo unas cuantas amigas asi­ como parientes que estan profundamente atascadas en las mitos de estas comedias romanticas acerca de como deberi­an ser las vidas de estas mujeres. Ellas estan casadas, asi­ como su gran confianza es que Ademi?s yo lo realice -tan rapido como sea concebible, porque ‘el reloj sigue corriendo’-.

No las caracterizaria como las villanas casadas sobre “Bridget Jone’s Diary”; nunca proyectan superioridad referente a todas las solteras ni rechazan descaradamente mi Modalidad sobre vida. Simplemente quieren que todo el mundo las solteros nos sumemos a su bando, con el santo matrimonio, la bienaventurada monogamia y no ha transpirado completos juegos sobre hermosos utensilios de cocina Le Creuset, cortesia de un registro sobre obsequio sobre bodas. Estas amigas son mas bien “misioneras de el matrimonio”, muchedumbre bien intencionada, que asume que seras feliz En Caso De Que abres tu corazon asi­ como dejas que “el varon especial” dentro de a tu vida, porque eso es lo que conocen y no ha transpirado lo que esperan igualmente Con El Fin De ti.

Cuando les cuento a estas misioneras matrimoniales sobre un nuevo arquetipo con el que estoy saliendo, nunca importa como lo describa -a el o a la situacion-, invariablemente la primera replica que obtengo seri­a “?Oh, Dios mio, suena a ‘hombre especial’!”, a lo que usualmente respondo con un extenso asi­ como estremecedor suspiro.

No, nunca es el ‘hombre especial’, es un actor/camarero sobre 24 anos que vive con 3 companeros de residencia en el Valle, cuya idea de partir seri­a enviarme mensajes sobre escrito cuando esta borracho desplazandolo hacia el pelo me invita a su cuarto a ver sus nuevos retratos de ayudarlo a seleccionar los en donde se ve menos infantil. Ni siquiera puedo llamarlo mi ‘novio’, asi que mucho menos ‘el hombre especial’. Sobre muchas modo, esto realiza que mis amigas misioneras de el matrimonio se sientan tristes y desalentadas (sin embargo tal oportunidad las cosas cambien, con el…), incluso cuando les explico de nuevo que estoy bien con tener citas casuales por ahora.

Aunque cuando entras en las 30 nadie desea escucharte decir que estas sencillamente saliendo. Necesitas constantemente encontrar al ‘especial’, desplazandolo hacia el pelo En Caso De Que sales con alguien que claramente nunca lo es, entonces estas perdiendo tu valioso tiempo, chica. ?Tus ovulos se encuentran envejeciendo! ?Te sera mas laborioso hallar un adulto luego sobre los 40! ?Haz el esfuerzo!”.

La compresion, si uno se mete en esta cuestion, seri­a sofocante. A no ser que seas un adulto, en cuyo caso las ‘citas casuales’ Son indudablemente en un motivo de envidia para casi todos las colegas casados.

Desde despues, hay veces donde permanecer separado puede tener buenas sensaciones una cosa solitario, pero nunca necesariamente las 2 cosas van de la mano. Tal igual que aprendi observando un episodio de mi placer culpable, “The Bachelor”, es superior permanecer solo en casa que quedar con alguien desplazandolo hacia el pelo desear quedar unicamente (le doy credito a la exconcursante Emily Maynard por esa magistral oracion).

Existe momentos, definitivamente, en las cuales me siento una marginada en la humanidad por acontecer soltera, aunque no a un empleo igual que me parezca debilitante. Satisfacer un formulario sobre comunicacion sobre urgencia en YogaWorks me realiza dudar por un segundo, aunque tengo gran cantidad de amigos con quienes relatar para salvarme sobre todo crisis por una muy-mala-postura-de-yoga-en-mitad-de-la-clase.

Contestar preguntas de seguridad al configurar un perfil online igualmente puede derivar desafiante cuando todas las preguntas inquieren sobre mi inexistente trayecto sobre bodas, mi dia sobre aniversario, los cumpleanos de mis hijos o el envergadura de zapatillas de mi esposo. Igualmente podrian indagar “?A que antiguedad crees que moriras sola porque nunca encontraste al ‘hombre especial’?”.

Quizas un dia halle a un hombre que me lleve a cabo desear ‘sentar cabeza’ y escribir el ultimo capitulo de mis citas. Sin embargo no tengo que levantarme cada manana deseando y rezando que eso suceda; nunca tiene que explicar ni conducir mi vida. Y, entretanto tanto, vivire sin responsabilidad sobre mis citas llenas de ‘hombres no-especiales’.